Underground

En la entrada de luz de un espacio subterráneo, descubrimos para nuestra sorpresa como lo que en un principio tiene una función práctica, se convierte en un lugar de acción desde el que arrojar luz al exterior en un instante preciso. La historia de este local oculto es la historia de las viejas casas que en las últimas décadas se han convertido en edificios. La rnemoria del lugar pasa por recordar Io que ha antecedido a la imagen que actualmente proyecta. En su interior recoge los restos que muchas veces han ido cayendo, sobrando de la vida diaria .

En este instante preciso los colores invaden los muros y el mobiliario se dispone de un rnodo caprichoso en una estructura que pelea por salir. En una estructura que asciende hacia la calle y que nos atrae hacia ella. Más allá del interés de Miren Doiz por superar la bidimensional idad con su pintura ampliada, Infraground supone añadir a esa idea la doble intención de reivindicar los espacios subterráneos como válvulas de escape. En este caso, la pasada actividad cultural que albergó este local, ha generado esa 

suerte de underground en el underground.Así mismo, la visión cenital nos produce la sensación de permanecer ajenos a esa actividad pero, al mismo tiempo, interpretando nuestro papel de voyeurs, de espectadores en la oscuridad.

                                                                                       Angel Calvo Ulloa

2011

2019