7 formas y una cucharilla

 

Esta es una  obra que se nutre del propio edificio de Tabakalera, donde se encuentra, para extraer de él las formas y materiales que la conforman.

Las formas  elegidas, 7, han sido seleccionadas de diferentes elementos arquitectónicos, algunos muy característicos del antiguo edificio como la forja de la puerta de entrada, o las bolas de las barandillas , y  otras del nuevo, como los hexágonos que conforman el techo acristalado, o una forma extraída de los tubos de ventilación de la cocina de las oficinas, combinando así formas de espacios habitados por el público y de espacios sólo transitados  por  los trabajadores. Formas replicadas, sobre diferentes materiales, la mayoría de ellos reciclados del propio centro,  cómo plexiglás, maderas usadas, elementos de señalética ya desfasados, antiguos elementos como puertas, en una alusión continúa al espacio de Tabakalera, no solo cómo continente sino como contenido.

Una intervención definida por el cambio de escala y su relación con los propios elementos arquitectónicos y con el público, así como por el uso de diferentes materiales, la importancia del color y la expansión por el espacio.

2018

2019